Análisis de Periféricos: Steam Controller y Steam Link

Steam Controller & Pad

Una tarde, mientras echaba un vistazo en un Black Friday cualquiera, observé que entre las ofertas de Steam destacaban los descuentos aplicados a Steam Controller y Steam Link. Por ello, como llevaba tiempo detrás de ellos, decidí hacerme con ambos. Tras unas semanas de espera angustiosa, por fin recibí en casa el esperado kit de juego.

Me llamó mucho la atención la calidad y el detalle con el que Valve ha desarrollado sus productos. Destacan unas cajas bien diseñadas, con sus componentes escrupulosamente ordenados y bien colocados en su interior. Se nota que, poco a poco, los fabricantes han decidido seguir el acertado modelo de diseño de empaquetado de Apple. Tras el análisis inicial de sus cajas, lo primero que decidí abrir y probar fue el Steam Controller.

SteamBundle

Steam Controller

Haciendo una vista global, el Steam Controller es una especie de fusión entre el Xbox One Controller y el DualShock 4. La primera sorpresa que te encuentras —y que puede apreciarse en las fotos de publicidad del producto—, es que el stick derecho del mando, no es un stick como tal, si no un touchpad como el de tu ordenador portátil. Además, si lo presionas también hace función de botón. Esa es una de las características notables que encuentro en el mando. Tiene multitud de botones. Incluso la tapa trasera que oculta las pilas, hace de doble botón, uno para cada mano. La posición de agarre del controlador es adecuada, cómoda y el acceso a las distintas botoneras del mando es correcto. Quizá se me hace un poco extraño el pulsado de los botones principales (X,Y,A,B) debido a que se encuentra en una posición muy distinta al de mi viejo amigo el Xbox 360 Controller y eso me ha generado una costumbre —lograda tras años de uso del mando de Xbox 360—.

SteamController

Una vez puesto en funcionamiento, el tacto del mando es suave y preciso a excepción de la cruceta, cuyo presionado es muy tosco y se me hace bastante extraño y difícil de manejar, no me gusta. Como era de esperar, no ha superado mi “Test de la cruceta”, que consiste en una partida rápida al Street Fighter II para comprobar su facilidad de manejo a la hora de realizar un Hadōken y otros movimientos especiales de Ryu o Ken. Con el stick izquierdo, sin embargo, sí es posible hacer toda clase de combos, con lo que en este caso el mando sí ha superado el citado test. Continuando con otras partes del mando, volviendo al touchpad, una vez usado me ha gustado bastante. El movimiento es muy preciso y , además, se agradece poder controlar el puntero del ratón desde un mando típico de consola. Con el Steam Controller, podemos movernos por Windows con soltura y rapidez, lo que le da un punto muy a favor a este gamepad.

Steam Link

A primera vista y una vez lo sacas de la caja, el Steam Link parece un disco duro portátil. Es ligero y de tamaño reducido, además de ser bastante delgado. Poco más que el tamaño de un conector de red RJ-45. Dispone de el citado conector de red RJ-45 para conexiones por cable, tres tomas de usb, un conector HDMI y un conector de corriente eléctrica. Además dispone de tecnología Wifi en caso de que no podamos —o no queramos— conectarlo por cable.

Tras probar ambos modos de conexión a Internet, debo decir que no hay color. Salvo que tengas una red Wifi extremadamente rápida y de última generación —y aún así, lo dudo mucho— la experiencia de juego es nula, el sistema se hace injugable por los repetidos cortes y saltos de conexión. No se puede decir lo mismo de la conexión por cable, ya que es mucho más eficiente y estable. En mi caso, dispongo en el salón de una unidad de extensión de red a través del sistema eléctrico de la casa —a través de los enchufes, hablando en plata— con lo que aún conectando por cable el Steam Link al extensor de red, la conexión sigue siendo mejor que por Wifi, pero todavía salta y se corta demasiado. Mi conexión es a prueba de videos FullHD, ya que uso ese extensor de red para ver películas y vídeos en alta calidad sin corte alguno, pero parece no ser suficiente para Steam Link a pesar de estar configurado también en modo FullHD. Incluso priorizando el tráfico de este aparato en mi red y reduciendo la resolución a HDReady (1280x720p), sigo experimentando algunos cortes.

En conclusión, si no dispones de un mando para jugar, Steam Controller es un buen controlador de juego (a excepción de la cruceta, que la veo totalmente inservible). No obstante, sigo prefiriendo mi Xbox 360 Controller de toda la vida. Son muchas horas dedicadas a este mando y además su cruceta es infinitamente mejor. En cuanto a Steam Link, el concepto es muy ingenioso, es alucinante jugar a tu PC del despacho en una TV de 50″ y sentado en el sofá, pero en mi caso aún no he conseguido hacer que funcione de forma fluida. Eso ya dependerá de la pericia de cada uno y de cómo tengamos la red instalada.

Comenta el primero

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*