#ElTemaDeLaSemana 02: Lo que mas me gusta de mi peque

lo que mas me gusta de mis peques

Me encanta que mi pequeña se pase el día cantando canciones. Me podría pasar horas escuchándola y más ahora que está aprendiendo a hacerlo en inglés. Es increíble lo que aprenden de un día para otro y las capacidades que tienen los niños tan pequeños, mucho más de lo que nos imaginamos. Una vez escuché decir que absolutamente todos nacemos genios y es la vida y las barreras que nos ponen nuestros mayores, nuestros profesores, la alienación a la que te somete el sistema, el “No te salgas de la raya al pintar”… son todas esa cosas las que nos “atontan” y en multitud de ocasiones nos obligan a dejar dormido el genio que llevamos dentro para siempre.

Me gusta la felicidad plena que siente mi hija cada día de su pequeña existencia. Siento envidia sana de la forma que tiene de vivir la vida a su edad, repleta de emociones fuertes e intensas.

Aunque a veces me desespere un poco porque llevemos prisa o tengamos algo que hacer, me fascina la forma en que Mia observa y aprende de las cosas, de su entorno, de cualquier cosa que le rodea. Dando un paseo o de camino a cualquier lado, se detiene decenas de veces a contemplar una hormiga que sale a buscar comida, una pequeña mariposa que vuela entre las flores, el rastro que deja un avión al pasar o el camino que sigue por las cenefas de la acera un reguero de agua que se escapa de un aspersor. Para ella no existen las prisas, ni el tiempo, ni los recados. Simplemente disfruta de la vida y de las cosas nuevas que ve cada día.

Alucino con su inteligencia y la capacidad que tiene para manejar las tecnologías. Puedo decir bien orgulloso que en ese aspecto es hija de papá. Es increíble la destreza que muestra para controlar el iPad a su antojo, para jugar a videojuegos y superar niveles o para manejar el ratón del PC de papá, cargar un juego en Windows y jugar a sus aventuras gráficas favoritas.

No me canso de reír gracias a su “lengua de trapo”. Su forma de decir “la egüal” (la lengua), oírla cuando llama a su amiguita “Sojofina”(Josefina), o cuando dice que quiere “múchimo” (muchísimo) a su mamá. Dice que su plato de comida preferido está “crísimo” (riquísimo) y me pide el “papel” (iPad) para jugar una partida a un juego. Eso sin mencionar los puntos que puede tener al cabo del día, expresiones que te hacen pensar — ¿¡Pero dónde habrá escuchado eso!? —.

¡Podría tirarme así hasta el infinito!

Comentarios de lectores (3)

  1. En definitiva. es muy hermoso como logran ir sin ninguna prisa, maravilladas todo el camino. Y depronto se devuelven y van y vuelven y van….

  2. Es verdad que son increíbles, lástima que atontemos el genio con el que nacemos por culpa de las barreras que se nos van poniendo a lo largo de la vida.
    Un abrazo!

  3. Que bonito! Todo es mejor si lo miramos desde los ojos de nuestros peques! A mi también me encanta escuchar a mi lengua de trapo jeje.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.


*